TRADING DE ALTA FRECUENCIA: CÓMO LAS MÁQUINAS PUEDEN GANAR DINERO POR TI

En el mundo del trading cualquier ventaja cuenta, y con todo el avance tecnológico de nuestro tiempo, las máquinas no iban a ser menos. Existen distintas herramientas, software o incluso sistemas autónomos que realizan operaciones y que pueden ayudarte a la hora de tomar una decisión. A continuación, voy a contarte en qué consisten y cómo funcionan.

Anuncios

Comenzaré hablando sobre los software informáticos que ayudan a tomar decisiones. Existen tres categorías:

  • Caja de herramientas: estas consisten en unos programas de inversión que te ayudan a la hora de tomar decisiones, testean nuestras técnicas de inversión e incluso tienen modelos que incluyen valoración de acciones. En boca de expertos, ajustar una de estas cajas a tu estilo de trading es tan fácil como ajustar el asiento del coche. Las hay tanto de pago como gratuitas.
  • Cajas negras: estas son unas cajas “mágicas” en las que tu insertas los datos y te dicen qué comprar o qué vender. Estas cajas tienen un historial excelente, pero justamente ese es su problema, que no se adaptan al continuo cambio de los mercados y pueden llegar a quedar desfasadas, por lo que puede que te jueguen alguna mala pasada.
  • Cajas grises: estas son un híbrido entre las dos anteriores. Estos paquetes de softwares, por norma general, son puestos a la venta por personalidades prominentes en los mercados. Dichas herramientas te muestran las líneas generales de la lógica de tu sistema y permiten ajustar algunos parámetros. 

Hasta aquí hemos hablado de herramientas que te ayudan a tomar decisiones o incluso que te permiten realizar operaciones sin pensar, pero queda una cosa más de la que hablar y que da nombre a este post: el trading de alta frecuencia. El trading de alta frecuencia es un tipo de negociación que se lleva a cabo en los mercados financieros por máquinas que operan en temporalidades muy bajas y que toman decisiones en segundos o milisegundos, operando estas de forma conjunta entre sí y con grandes volúmenes. Es un trading basado en algoritmos creado por físicos, matemáticos, grandes inversores, etc… En definitiva, es un conglomerado de máquinas operando de forma autónoma y muy rápida.

Este sistema surgió en 1999 una vez que la SEC (Securities and Exchange Commission de USA) lo autorizó. A pesar de que se autorizara hace tanto tiempo, empezó a ser conocido de forma general a partir de mediados del 2009.

¿Estos sistemas son buenos o son malos para los inversores? Bueno, como todo en la vida, depende según el enfoque que se le dé: por un lado, estos sistemas están manejados por los grandes bancos en su mayoría, los cuales están situados muy cerca de las grandes bolsas para conseguir la información de forma más rápida. Incluso llegan a competir por metros físicos de cables para tener mayor velocidad y ser más competitivos. Nosotros a la hora de tomar una decisión tendremos que evaluar ciertos parámetros, calcular riesgo y tomar decisiones. Eso, como poco, nos llevará unos minutos. En ese tiempo las máquinas ya han operado con el activo 40 veces (por ejemplo).

Por otra parte, ofrecen una gran liquidez al mercado porque mueven grandes volúmenes (recordemos que los que suelen poseer estos sistemas son los grandes bancos, y por lo tanto, pueden permitirselo). El otro día, un amigo me preguntaba: “¿Cómo es que siempre hay alguien que te compre o que te venda una acción? ¿Debería haber algún momento en el que no existan compradores, no?” Bien, pues una de las respuestas a estas preguntas sería el trading de alta frecuencia y sus máquinas. Otra respuesta a ello sería el gran volumen que tienen los mercados gracias al avance de la tecnología, ya que, hoy en día cualquiera con un ordenador y conexión a internet puede estar operando desde cualquier parte del mundo.

Aquí os muestro un ejemplo: mientras que nosotros hemos realizado una operación en toda esa caída (blanco), las máquinas (rojo) han ido comprando y vendiendo en cada punto de la caída que ha sido posible.

El mundo ha avanzado muchísimo y era cuestión de tiempo que este tipo de software y herramientas se incorporaran a un ámbito tan jugoso e interesante como la bolsa. Por si te ha gustado el tema y quieres saber más, te dejo por aquí el enlace a un documental sobre ello:

https://www.youtube.com/watch?v=a3pVqMT9DXA&t=600s
Como conclusión final, me gustaría destacar la importancia del ser humano en todas estas tareas que se pueden automatizar/informatizar. A pesar de que exista esa gran cantidad de herramientas y sistemas autónomos ya mencionados, y al igual que no se puede mandar un cohete a la luna sin la intervención del ser humano por mucho avance tecnológico que haya, ni conducir un vehículo sin conductor, aunque este disponga de el piloto automático, un ser humano siempre será necesario en este tipo de operaciones debido  al continuo cambio que presentan los mercados. Ello requiere una gran capacidad de adaptación, evaluación del riesgo y toma de decisiones. Estas aptitudes tan importantes no pueden ser realizadas por una máquina, por muy avanzada que sea. Siempre será necesario un ser humano, a pesar de toda la ayuda que se pueda tener.

2 comentarios sobre “TRADING DE ALTA FRECUENCIA: CÓMO LAS MÁQUINAS PUEDEN GANAR DINERO POR TI

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: