EL HOMBRE QUE PERDIÓ LAS EMOCIONES.

Un brillante abogado tenía que ser operado de un pequeño tumor en el cerebro, concretamente, en el lóbuno prefrontal. Hasta aquí no hay nada extremadamente raro, salvo lo que vino después…

Anuncios

Elliot tenía que ser operado de un tumor del tamaño de una naranja pequeña. Aunque la operación fue un éxito, sus conocidos empezaron a notar un extraño cambio en su personalidad que les hacía díficil reconocer en él la persona que había sido siempre. Perdió su trabajo como abogado, su mujer le abandonó, derrochó sus ahorros en inversiones estúpidas y se vio obligado a vivir en la habitación de huéspedes de la casa de su hermano.

Algo en todo el asunto era muy extraño porque a Elliot seguía siendo un brillante intelectual, pero perdía el tiempo en cosas insignificantes continuamente, como si hubiera perdido la sensación de prioridad. Los consejos tampoco funcionaban con él y le despedían sistemáticamente de los trabajos. Tras realizarse algunos test intelectuales que no detectaban ninguna anomalía, Elliot decidió ir a un neurobiólogo con la esperanza de encontrar la razón de todo este desastre.

Antonio Damasio fue este neurólogo que lo atendió, y este quedó completamente impresionado al darse cuenta de que la capacidad lógica, la memoria, la atención y otras habilidades cognitivas quedaran intactas y, sin embargo, Elliot no fuera capaz de darse cuenta de sus sentimientos con respecto a lo que estaba ocurriendo. Podía hablar de los acontecimientos más trágicos de su vida sin apenas inmutarse, como si fuera un mero espectador de las pérdidas y fracasos de su pasado, sin mostrar tristeza, frustación o rabia. Incluso al doctor parecían preocuparle más sus desgracias que al propio Elliot.

Damasio llegó a la conclusión, como tú probablemente estes pensando, en que la causa había que buscarla en aquella operación. Efectivamente, la operación había seccionado algunas conexiones nerviosas existentes entre los centros inferiores del cerebro emocional (la amígdala, que es la que se encarga de las emociones en nuestro cerebro) y el neocórtex (el que podría considerarse como el cerebro más racional y pensante, pura lógica).

Se había convertido en una especie de ordenador, que era incapaz de tomar una decisión porque todas las opciones le parecían igualmente buenas dado que era incapaz de asignar valores o emociones a esas alternativas para decantarse por alguna de ellas. La falta de conciencia sobre sus sentimientos era, en opinión del doctor, lo que hacía defectuoso su razonamiento. Esto también ocurría en las cosas más insignificantes, como concertar una cita. Cuando el doctor Damasio trató de concertar una cita con Elliot, este era incapaz de elegir porque encontraba en todas pros y contras que, aunque eran razonables, no podía elegir ninguno debido a que no era capaz de determinar como se sentía con cada una de esas alternativas.

Anuncios

Lo creas o no, los sentimientos tienen un papel fundamental a la hora de tomar decisiones en nuestra vida, porque ellos se encargan de ofrecer color a las tan grises alternativas que se nos presentan. Cierto es que los sentimientos muy intensos también pueden nublar nuestro juicio a la hora de tomar decisiones, pero la falta de conciencia sobre los mismos (el autoconomiento, tal y como vimos en el post anterior. Te dejo el enlace por aquí si no lo has visto y no sabes de qué hablo: https://crecerconsigomismoblog.com/2020/07/26/los-5-tipos-de-inteligencia-emocional-que-no-conoces/ ) pueden llegar a ser algo desastroso, especialmente en situaciones en las que tenemos que sopesar con gran medida decisiones de las que depende nuestro futuro, como la carrera que vamos a estudiar o la pareja con la que nos vamos a casar.

Estas decisiones no pueden tomarse exclusivamente con la razón, sino que requieren también de sensaciones y de la sabiduría emocional acumulada por la experiencia pasada. La lógica pura y dura por sí sola no sirve para decidir con quién casarnos, en quién confiar, o que trabajo desempeñar.

Las señales intuitivas que nos guían en esos momentos llegan en forma de impulsos límbicos (del sistema límbico, la parte del cerebro encargada de las emociones y liderada por la amígdala) que Damasio llama “indicadores somáticos” , sensaciones viscerales, un tipo de alarma automática que llama la atención sobre cualquier peligro de una acción. Estos indicadores suelen orientarnos en la toma de ciertas decisiones y también pueden pueden alertarnos de algunas oportunidades importantes. En esas ocasiones no solemos recordar la experiencia concreta que nos da esa sensación positiva o negativa, pero si recordamos ese sentimiento. Con eso es más que suficiente. Esta es la explicación de esas veces en las que piensas que algo te da mala espina y no sabes por qué, pero estás bien seguro de que no va a ir bien.

Esta historia ha sido extraída del libro de Inteligencia Emocional, de Daniel Goleman, y creo que ilustra a la perfección lo importante que son las emociones en nuestra vida, hasta el punto de que sin ellas seríamos incapaces de tomar decisiones para concertar una simple cita. La llave que favorece esta toma de decisiones consiste en nuestras propias emociones.

Espero que te haya gustado, dale me gusta y compártelo en redes sociales. ¡Me ayudas mucho!

También puedes suscribirte al blog con los botones que hay en el lateral de la página o con el formulario que te dejo a continuación:

2 comentarios sobre “EL HOMBRE QUE PERDIÓ LAS EMOCIONES.

Agrega el tuyo

    1. Por desgracia, el abogado no pudo recuperar sus emociones porque la operación había seccionado esas conexiones nerviosas de forma permanente. Habrá que pensárselo muy bien la próxima vez que nos tengamos que hacer una operación similar a aquella 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: